27.4.20

Cuatro Microrrelagatos

1.

Era la séptima vez que tropezaba con la misma gata. Él lo achacó al destino, ella lo calificó de error.


2.

—¿Me quieres, gatita mía?.

—Te quiero en esta vida y en las otras seis, aunque te huela el aliento a pescado. Eres el único que me sabe amar.


3.

Siempre pensé que era alérgico a los gatos hasta que mi mujer nos abandonó a Silvestre y a mí. Me desapareció la urticaria y jamás he vuelto a estornudar.


4.

Cada noche ayuda a sus congéneres más desvalidos. Les guia hasta el refugio que les proporcionará comida, techo y cuidados. Después, satisfecho, se desvanece dejando su sonrisa flotando en el aire.