26.1.20

Microrrelato para un domingo

"Lavabo y espejo" óleo sobre tabla de Antonio López, 1967.


DUALIDAD

Como cada mañana me la encuentro contando sus lunares. Setenta y siete, setenta y ocho, setenta y... Nada queda de su belleza de antaño, con la que llevó a la perdición a hombres y mujeres. Ahora su rostro se asemeja a un plato de lentejas. La respingona nariz se ha convertido en una gran mancha amorfa que le ha engullido el tabique. Los párpados le pesan como rocas. Cuello y escote son anidados con devoción. Pronto necesitará verse de cuerpo entero. Noventa y uno, noventa y dos, noventa y tres... Los tiene a cientos.
¡Qué castigo tan cruel! ¡Dejarme aquí hasta los restos para purgar mis pecados como si fueran pecas!, se lamenta la prisionera al otro lado del espejo de mi baño.


Microrrelato de Beatriz Carilla Egido