Material sensible


Los objetos demodé que se amontonan en el desván agonizan a fuego lento. El teléfono negro de disco, la máquina de escribir, dos juegos de patines sobre ruedas, un walkman. La vieja Kodak centra toda su atención. Intenta recordar la última fotografía que se hizo con Mandy, pero en el cuarto oscuro de su memoria solo hay cenizas. Cenizas como las que hoy reposan en el jardín, bajo las petunias.
Al abrir la cámara descubre el carrete caducado. Con las imágenes veladas del pasado, se hace un nudo en la garganta.

"Anatomía de la matrioska".